La frágilidad de las personas: Yo soy como soy.

Cada día puedo observar lo frágiles que somos las personas. Lo fácil que es hacernos daño. Que con tan solo una palabra, e incluso una mirada podemos hacernos muchísimo daño.
Nunca me ha gustado hacer daño a las personas, pero a veces, sin darnos cuenta, hacemos daño. La virtud está en saber darse cuenta, y poder rectificar: siempre se puede pedir disculpas, siempre podemos ofrecer un abrazo: una mirada sincera.

El trabajo que tengo ahora no es que sea el trabajo más entretenido del mundo, ni el trabajo de mi vida, ni el trabajo con que toda persona sueña. Pero en mi departamento se ha creado un vínculo bastante peculiar, un vínculo rodeado de cariño, ternura y complicidad.
El trabajo es siempre lo mismo. Desde que llegas hasta que te vas. En el departamento somos 8. El mismo número, si le damos la vuelta, lo indica, somos "infinitos". Mira que me prometí que no me encariñaría con mis compañeros/as. Pero ha sido inevitable. Hoy una de mis compañeras decía: "si mañana, o pasado nos tenemos que ir, estos ratos se perderán".

Y tiene razón. Ya nada sera lo mismo. No saben de mi tendencia sexual. Pero es que eso no importa. Al igual que los heterosexuales no van diciendo que son "heteros" tampoco yo tengo porque ir diciendo que soy "homosexual". Aun así a veces creo que lo saben y sobran las palabras. Porque que más da si amas a una mujer o a un hombre, lo importante es que ames y seas feliz, da igual con quien.
Cada día de trabajo son risas. Sí, trabajamos. Pero trabajamos riendo, que es mejor. En el departamento yo ocupo un lugar: soy la que siempre tiene la sonrisa en la boca, y mil bromas para hacer, aunque por dentro me esté desbordando de pena. Siempre les ánimo. Les doy un abrazo cuando sé que realmente lo necesitan. Y también se retirarme, o quedarme callada, cuando toca.
Me miran y me cuidan. Lo noto a cada momento. Cuando vamos al supermercado como saben que no ando bien de dinero, compran mis galletas favoritas y mis patatas favoritas para compartirlas conmigo. No saben que lloro por dentro de alegría, al notar ese cariño.
Hoy les he mirado, y me he dado cuenta de que les echaré infinito de menos.
Cada vez creo más en el destino: yo tenía que trabajar ahí, aunque sea por poco tiempo para conocerles. Tenían que aportarme todo lo que me han aportado y siguen aportando, para que yo, como persona, pueda crecer. Y así sucesivamente, va transcurriendo la vida.

Y hoy me he dado cuenta de que me gusto. Yo ya me gustaba antes. Pero hoy me he dado cuenta de que a pesar de todos mis fallos como persona, como amiga y como pareja, me gusto.
No soy perfecta, por eso me admiro. No tengo un físico extravagante y por eso me siento aún más especial. Soy tímida, aunque para mucha gente sea la tía más echada pa'lante del mundo. Se equivocan, tengo mis rachas de timidez, y de vez en cuando actúan.
Y estos días en que estoy extrañamente rara (pero feliz). Estos días en que me preocupa todo y nada. En que necesito escribir y no lo consigo. En que me apetecen hacer mil cosas y ninguna.
Estos días es cuando más cuenta me doy de que no soy perfecta y a pesar de todas estas cosas que enumero, me gusto:

  • No estoy escribiendo, pero hoy por ejemplo, me siento inspirada y empezaré desde ya a escribir, sea lo que sea.
  • Solo tengo sueños eróticos y ando más salida que el pico de una plancha.
  • He ido a un montón de entrevistas y de ninguna me han seleccionado, como mínimo para la segunda entrevista, por lo que pienso que o no gusto a las empresas o mi perfil no encaja.
  • Escucho en casa "no se qué de una fiesta" y no me apetece nada ir a una fiesta. En realidad no me apetece salir de casa: como mínimo salir a cenar al Mc Donalds en plan guarro o a un Chino, caminar infinito y respirar aire puro, o preparar una cena en casa en plan tranquilo y algo romántico, con cama, una buena charla y sexo incluido. El caso es, que no soy perfecta, porque de serlo sabría como decirle a mi niña que vaya sola (sin que se ofenda y que me comprenda), a esa fiesta, que tengo "cero" ganas de juerga y de gente.
  • Le llevo diciendo a mi hermano que le voy a mandar una cosa que nunca le mando, y que se que espera pacientemente. Y el mes que viene, sea como sea, aunque tenga que optar por no comprar un jersey o chaqueta con cremallera que me hace falta, se lo compro.
  • Un e-mail de mi ex diciendo cosas que no tienen sentido, y hablando de cosas que ni sabe, me pueden sacar de mis casillas, hasta el extremo de pensar que no me conoce o que quizá nunca me ha querido conocer.
Si podría seguir, hasta completar una larga lista...
Pero me voy a tumbarme en la cama a leer poemas de Gloria Fuertes que últimamente entre Gloria y mi niña es con lo único que me inspiro.

5 comentarios:

"YA VES" 25 de octubre de 2007, 10:59  

Nunca me ha gustado hacer daño a las personas, pero a veces, sin darnos cuenta, hacemos daño. La virtud está en saber darse cuenta, y poder rectificar: siempre se puede pedir disculpas, siempre podemos ofrecer un abrazo: una mirada sincera.
"A VECES LO COMPLICADO ES SABER ACEPTAR ESAS DISCULPAS, ESOS ABRAZOS O ESAS MIRADAS SINCERAS"
UN abrazo. Cuidate.

María (Luna) 25 de octubre de 2007, 16:46  

Bueno no se muy bien, porque es lo del comentario de arriba de ya ves.

....

Una pausa...

Todos hacemos daño alguna vez, lo único que no es = cuando es sin querer que queriendo esta claro.

Pero dejando este tema,voy a otro que tbme interesa.

Ser homosexual o gay , lesbiana ¿Qué más dara?
Lo genial sería ser bisexual asi tendríamos doble de oportunidades de encontrar amor, sexo o lo que deseemos.

Yo tampoco lo publicaría a los 4 vientos, a no ser qu esalga el tema eta claro, hoy ne día estan todos obsesionados en decirlo sobre todo los hombres, porque las mujeres que conozco lesbianas y son muchas te digo que no vana en plan orgullo gay, si que cuando nos vemos nos damos picos y eso, pero lo hacemos casi toda la pandilla en general y tampoco es que se de el cante.

Que más da lo importante es ser feliz ¿Verdad?

María (Luna) 25 de octubre de 2007, 16:49  

No se si te importara, supongo qu eno. Hice un vinculo de mi web a la tuya...Tendras mas visitas pero bueno supongo que te dara =. Sino dimelo y lo quito

ok

besos

Alas al viento 25 de octubre de 2007, 18:44  

Y es una sensación alucinante cuando de repente te gustas a ti misma... recuéda que la has sentido cuando un día de nuevo no te gustes por un momento...

Un besote.

Eigual: 25 de octubre de 2007, 19:01  

ya ves: Si, es complicado aceptar esas disculpas, esos abrazos, todo eso que dices. Para alguna gente, no crees?. Porque te diré que yo soy de las (pocas, creo) personas que aceptan disculpas y más aún si vienen de una persona que me importa (como me importas tú).
Decirte que aún espero esa llamada, esa en que pretendías pedirme perdón a viva voz.
Decirte que desde que te descolgase el teléfono te pediría perdón yo a ti y te diría que pedírmelo, tu a mi no tiene sentido alguno: no tengo nada que perdonarte, solamente porque te conozco. Y que quizá piensas esas cosas de mi porque apenas me conoces, o no hemos tenido tiempo de conocernos más.

Decirte que espero que estés bien. Que yo lo estoy. Y que estoy aquí, siempre que me necesites, para lo que sea.

Un abrazo, y cuídate tu también.


maria (luna): Me alegro que estés conmigo con eso de no publicar a los cuatro vientos la condición sexual. Y decirte también que no, que no me importa que me hayas enlazado, que todo lo contrario, que me parece estupendo. Y que gracias.

Alas al viento: sí, es alucinante, una sensación y un bienestar muy especial y agradable. Un saludo guapa.

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.