A tí

Mirabas el reloj, nerviosa. Y me inquietabas moviendo tus manos, enrredando tus dedos.
Detenías el tiempo con el movimiento de tus pestañas, sin saberlo.
Yo te miraba con mis ojos nublados y salados. Yo también quería detener el tiempo.
Que las despedidas no me gustaban y si eran contigo menos aún.
Nerviosa, te preguntaba si volverías. Y el silencio dejaba de existir. Las gafas se terminaban empañando hasta el punto de poder dibujar la inicial de tu nombre en el cristal.
Pedía lo imposible: No te vayas.
Tú, me calmabas con un: Pronto volveré.
Y te marchabas. Y desde ese momento los días dolían más y las noches eran más frías.

Y yo quedaba en la acera de una ciudad que hasta pisarla dolía. Y maldecía a los taxis que te separaban de mi. Y al recordar el gesto de tu mano diciéndome adiós dolía casi tanto como el silencio que quedaba en mi habitación recordando tu ausencia y tu despedida.

Ahora te miro y te digo: no te vayas. No te vayas nunca. Egoísta quizás y enamorada también.

4 comentarios:

Anónimo 31 de marzo de 2008, 16:44  

"EnRedando" se escribe con una sola erre.

Se usa erre doble en mitad de una palabra cuando la letra anterior y posterior al fonema /erre/ son vocales.

Si en mitad de una palabra la letra anterior al fonema /erre/ es consonante, se utiliza erre simple, al igual que al comienzo de cada palabra que lleve este fonema.

Para dedicarse a escribir se necesitan dos cualidades básicas: saber escribir y talento para ello.

En mi opinión no tienes ninguna de estas dos cualidades, pero te queda una tercera que siempre viene bien a modo de consuelo: tener ganas de escribir, y con la recompensa añadida de tener gente que lea lo que escribes.

Y hoy en día saber escribir o tener talento para ello, no es necesario. Simplemente ponerse a escribir o tener un negro que lo haga por ti.

Por lo demás, gustos hay para todo. Hay amantes de las creaciones musicales de Leonardo Dantés, así que ¿por qué no iba a gustar lo que escribes?

Personalmente me encanta lo que escribes. Al igual que me encantan las creatividad lírica de Leonardo Dantés.

Fendetestas 31 de marzo de 2008, 16:57  

Es un pelín cruel y estúpido tu comentario, Anónimo.

Vale que esta persona no parece tener gran destreza literaria, pero hacer correcciones de colegio tampoco aportan nada constructivo, sólo descalifican gratuitamente.

Y si nos ponemos a corregir, revisa una frase tuya: "me encantan las creatividad lírica de Leonardo Dantés". Algo falla en la concordancia.

Ver la paja en el ojo ajeno es siempre una osadía.

Alas al viento 31 de marzo de 2008, 17:52  

Intentar retener es obligar a morir si la persona quiere marchar.

Besitos pero hoy sin alas

Anónimo 31 de marzo de 2008, 18:15  

Intentar retener y quedarse es de pusilánimes. Es decir, de gilipollas.

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.