Nunca nos conocimos

Me contaron que eras un buen hombre, que te gustaba beber vino dulce por las tardes. Que leías el periódico. Que todo el dinero que ganabas lo traías a casa. Me contaron que te gustaba escribir. Que escribías por las noches poemas que luego rompías. Me hubiese gustado leer algo tuyo, me gustaría saber sobre que escribías: si escribías al amor, a la esperanza, a las guerras, a la libertad, a tu mujer e hijos, a quién. Me dijeron que eras un hombre solitario, que te escondías tras un libro y no te dejabas ver. Me hubiese gustado estar contigo tan sólo un día. Me gustaría haberte conocido en persona. Solo tengo una foto tuya y se ve borrosa. En ella me pareces un hombre soñador, un hombre lleno sueños y de cosas por contar. Un día le pregunté a la Abuela que si ella guardaba algo escrito por ti y me dijo que no tenía absolutamente nada, que a ella le costaba mucho leer. Le pregunté por ese libro que me dijeron leías a menudo, y de él, el día que te fuiste no se supo nada. Ojalá pudiese tener el título, como mínimo, para buscarlo.

Que hoy cambiaría cualquier instante de mi vida por estar en tu regazo y que me leyeras en voz alta cualquier cosa escrita por ti. Que pena no haberte tenido a mi lado Abuelo. Que pena tener cero recuerdos de ti.
Que pena que no nos hayamos conocido.
Sin embargo, hoy, te escribo. Y escribo. Se que te hubiese gustado saberlo.

5 comentarios:

La Dulce Pena 25 de junio de 2008, 10:56  

¿Y quién te dice que no lo sabrá? No está bien perder la esperanza de que nos puedan ver, yo no creo en esa cosas, pero, siempre es bueno pensarlo para aliviar un poco el dolor, tener fe...

Tal y como lo has descrito me hubiera gustado conocerlo hasta a mí... Quizás algún día encuentres algo sobre el libro... sigue buscando...

Suerte y Besos

My 25 de junio de 2008, 14:14  

.. finalmente me hiciste llorar de verdad.
parece que me robaste las palabras.. parece que yo tenía un abuelo como tú al que no tuve oportunidad de conocer, llevo su foto siempre conmigo, y a veces, le siento a mi lado.
Me cuida y me protege, y también entre mis letras se cuela a veces su recuerdo.
Me han entrado unas ganas infinitas de llorar entre sus brazos, de acurrucarme a su lado y escuchar su corazón.
Creo que realmente me devolvería la vida.

Hoy, llegar hasta aqui ha sido un regalo, y quizá sin quererlo, sin que tú lo supieras, has estremecido mi alma como nunca nadie lo habia hecho antes.

Que más puedo decirte..
Ahora solo hablan mis ojos..

Gracias..

eigual 25 de junio de 2008, 22:22  

dulce pena: Yo también quiero creer que existe algo más. Y que quizá nuestros seres queridos, nos puedan estar viendo, no lo sé. Aún no se ha manifestado nadie, al menos, no a mi. Pero exista o no algo más, yo le siento muchas veces cerca.


My: Tú si que me has estremecido a mi con tus palabras. Muchas gracias por estar ahí....

Ledicia 26 de junio de 2008, 18:59  

yo tampoco conocí a mi abuelo, sin embargo me dejó su gran biblioteca, eso y varias fotos es lo que tengo, yo tenía un año y medio, tengo fotos con él, pero las cambiaría por un recuerdo.

Un besazo!

Anónimo 27 de junio de 2008, 0:56  

No sabe la suerte que tuvo el buen señor.

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.