Cumpleaños feliz

Hoy es tu cumpleaños. Te he llamado. No me he olvidado, como hice aquel año: nunca se me iba de la cabeza el 31 de Agosto, sin embargo, aquel terrible año en que por fin había conseguido sacarte de mi cabeza, se me olvidó tu cumpleaños. Te dije que lo sentía: no quería sacarte de mi cabeza al 100%. Pero sin querer, te saqué. Ya ves. Recuerdo que antes, para nuestros respectivos cumpleaños nos enviábamos una caja llena de regalos, cosas hechas por nosotras: dibujos, fotos, algún anillo o pulsera, cosas así. Recuerdo que me gustaba esa forma que tenías de conseguir, con aquella caja llena de sorpresas, alegrarme el cumpleaños. Pero dejamos de enviarnos aquellas caja. Porque poco a poco, de ser la mujer de mi vida, pasaste a ser la mujer con la que menos contacto iba a tener el resto de mi vida. Hace años que no nos vemos, y no pasa nada. Sé que estás bien, por lo poco que me cuentas. Tu no lees mi blog, por eso escribo esto aquí. De no ser así, quizá, quedaría callada. Te he comprado algo, nada, una tontería. Y mientras hablábamos, como hablan las personas que se llaman por compromiso ( y eso que yo no te he llamado por compromiso, pero la conversación ha transcurrido como si lo fuera), te he pedido que me mandes un mensaje al móvil con la dirección de tu casa, para enviarte "eso" que te he comprado. Esta mañana me has dicho que me envíarias el mensaje con tu dirección: aún lo estoy esperando. Y no se si llegará.

Hay que ver de que forma nos hemos separado. Tú, que me enseñaste tantas cosas buenas. Tú, que fuiste todo, y ahora con esta lejanía no eres nada. Tú, que me ayudaste tanto, y me enseñaste el valor de muchas cosas, y que un día sin más, me dijiste adiós de aquella manera. Y hoy tengo la osadía de hablar de ti aquí. Porque aquí suelo hablar de cosas importantes. Y tú, tú... a pesar de esta manía tuya de alejarte, eres importante. Por eso te escribo. Por eso, te digo, hoy, que aunque la tontería que te he comprado nunca te llegue, siempre podré acumularlas con las otras cosas que nunca te envié y que aún siguen por aquí, en algun cajón.

Feliz cumpleaños.

1 comentarios:

La Dulce Pena 1 de septiembre de 2008, 10:56  

A pesar de todo, a pesar de lo mal que os fue, tú las has llamado, las has felicitado y le has preparado un regalo... pero, ella, ni siquiera se ha preocupado por recibirlo....

Sólo te queda esperar, que quizás, algún día ese cajón empiece a vaciarse porque ella recibe esas cosas...

Besos y disfruta de las vacaciones!

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.