Hablando de despedidas

Vengo a decirte que todo ha terminado.
No pienses que la vida termina aquí. La vida acaba de empezar. Piensa que la vida, tu vida, y la de todos, es un ir y venir. Gente que se queda en tu vida por un tiempo y luego se va. Quizá yo hoy venga para decirte que me voy. No llores. Siempre llegará alguien a tu vida. Alguien a quien le dirás que es lo mejor que te ha pasado en mucho tiempo. ¿Y dónde habré quedado yo, lo nuestro?. Es sencillo: todo permanecerá grabado en tu memoria, grabado a fuego en tu piel, y grabado en cosas materiales que quizá algún día toqué, o te regalé. Que no te angustie esto. ¿Te ha pasado alguna vez?: el tener un libro que te encanta entre las manos y querer terminar de leerlo para saber su final, pero a la vez, no quieres que el libro termine, y cuando termina, eres consciente de que se ha terminado, te quedas con todo el aprendizaje, con todas las sensaciones que ese libro te ha aportado, y luego con cuidado, guardas el libro en un lugar de la estantería, donde cogerá polvo. O lo prestarás a alguien para que como tú has hecho, pueda disfrutar de un buen libro. Esto es igual. Yo soy ese libro que ha terminado en tu vida. Puedes perderte entre sus páginas. Puedes, si quieres, llorar sobre las páginas, mojarlas y romperlas. Pero no voy a volver. Como no volverán a ser nuevas para ti las páginas de un libro que ya has leído con sumo interés. No salgas corriendo cuando te hablo. No dejes que el miedo se apropie de tu pensamiento.
Te estoy diciendo que me voy. Que se ha terminado este absurdo caminar sobre cenizas de lo que un día ardió y cuyas cenizas ya sobrevuelan hoy por la ciudad. Se pierden. Dime adiós, amor, pero dime adiós con un beso al aire, con la esperanza de que todo me marche bien. Yo, te deseo lo mejor. Y se que lo tendrás. Una vez lo pasaste mal, y aparecí yo, para rodearte de besos y amor.Pronto conocerás otra persona que te dará mil veces más que yo. Esto es así. Vive. Solo tienes una vida, que es esta. Cuando tu pensamiento se llene de mi, recuerda aquellos días, cuando lo más importante era ver tu sonrisa, cuando torpemente te cogía la mano y te susurraba un par de te quiero, al oído. Acuérdate de mi, pero cuando lo hagas, hazlo bien. Nunca me maldigas, ni pienses que estoy con otra persona que no eres tú. Eso solo hará que tu enfado con el mundo y conmigo aumente, créeme, yo pasé por eso más de una vez. Se muy bien lo que es.
No bajes la cabeza. No llores por mi. ¿Acaso crees que merezco una sola gota de tus lágrimas?. No lo merezco, amor. Yo no voy a llorar, voy a guardar todas mis lágrimas, para esta noche, cuando me tape con la fina sábana y busque tu cuerpo por los huecos vacíos de la cama, y no lo encuentre. Entonces lloraré, porque solo en ese momento seré consciente de que te he perdido y nunca más te volveré a tener conmigo. Esto es un paso más, de los muchos que a lo largo de la vida tendremos que dar.
Camino hacia la puerta. Ya tengo listas las maletas. Huele a despedida. A besos que se van. Al recuerdo de tu boca buscando salida por mi boca. Se despide mi cuerpo, mi alma, sin embargo, se quedará unos días más vagando por esta casa, y por tu cuerpo. Tranquila, mi amor. Deja de llorar, o navegaré contigo por este mar salado que a la vez que nos aproxima, nos separa. Me voy. He dejado la cena preparada, con lo que a ti te gusta. Y he encendido el televisor con nuestra serie favorita, son las nueve, va ha empezar. Se hace tarde, me voy. Me llevo todo el vacío que pueda dejarte, conmigo, pues como te dije, no lloraré ahora, para poder llorar luego cuando no estés y no puedas ver como me flaquean las piernas, como me ahogo con mi propio llanto, o como suspiro y grito tu nombre al sordo eco de la habitación vacía.
Pero como todo, se pasará. Dejaré de llorar , y tu también lo harás. Y un día entenderás todo esto que hoy te digo, y que quizá tu tengas que decir en algún momento de tu vida, a alguien.

1 comentarios:

La Dulce Pena 18 de agosto de 2008, 19:11  

A nadie le gusta que se despida de sí su amor, su pareja, su otra mitad... pero, te juro que si alguna vez me ocurriera, me gustaría que fueran esas palabras, que tuviera tu mismo corazón, y tu misma forma de sentir...

Tienes, un don, tienes algo que me engancha... escribes de desamor, pero, es hermoso... ¿Cómo lo haces?

Besos guapa...

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.