Cuando te dicen cosas agradables en el trabajo

Nos hemos escapado 10 minutos antes del trabajo, cuando el jefe no nos miraba, por lo que he llegado a casa en un tiempo record , a las 18:15 ya estaba en casa. He llegado a casa temblando, al principio he pensado que era por que tenía un poco de hambre, luego he pensado que era la regla que me había llegado o está al llegar. Pero cuando me he sentado frente al ordenador con un tazón de leche, colacao y cereales, después de comérmelo, y haber leído la mitad de páginas que visito a diario, haber ido al baño, y comprobado, que la regla aún no a bajado.. he descubierto que lo que tenía era mono, mono de escribir.
He caído en la cuenta de que llevo todo el día pensando en escribir. Con ideas en la cabeza, con montones de historias, mezclándose entre sí. Yo estaba temblando porque necesitaba ESCRIBIR. Escribir es mi droga, mi vicio: no puedo vivir sin escribir. Si algún día tuviese que dejar de hacerlo me suicidaría, me quitaría la vida sin pensarlo.

Hoy ha sido un día maravilloso en el trabajo. Mi jefa (y es raro que una jefa te diga esto) me ha dicho que todo el trabajo que yo sola he realizado en los días de ayer y hoy está PERFECTO. Que trabajo con una rapidez absoluta, que le gusta.
El caso es, que ante mi asombro no he podido evitar reconocer que me empieza a caer bien mi jefa. La he mirado con ojos tiernos, y he evitado decirle cualquier cosa que sonase a prepotente, dejaremos las cosas como están -he pensado- y he proseguido con mi tarea.
Con mis compañeros las cosas andan mejor. Ya vamos intimando algo más. Lo que ocurre es, que ellos pasan el tiempo libre en el Bar, y a mi el Bar me abruma. Necesito respirar el aire frío, ver el sol y ver, como no, a mi amiga: la vieja podrida (como le gusta que le llame de forma cariñosa).


Me acerco a ella, desde lejos, le tomo esta foto:





Me acerco a ella: ¿Y este paraguas?.
Me contesta:

"Siéntate aquí hija, mira, este paraguas me lo regaló una mujer una mañana en la que estaba lloviendo a mares, esta calle estaba toda llena de agua: el mar, creo que se parecería a la calle, ese día. Nunca he visto el mar, por eso te lo digo. La mujer me vio sentada aquí, tapada con bolsas, se acercó a mi, y me dio su paraguas. Desde entonces, este paraguas y yo somos inseparables, en verano me tapa del sol, y en invierno me tapa de la lluvia y del aire. Hoy me tapa el aire, hija, mira que aire hace, ven, refúgiate aquí tu también, si quieres....."

Por un momento esa vieja deja de ser una vieja. Ahora es mi amiga, es la amiga a la que cada día voy a ver y encuentro. ¿Quieres que te invite a comer?, ahí enfrente. Si quieres te invito a comer. La vieja me mira de forma extraña y me dice:
"hija yo no puedo entrar ahí, a mi no me dejan entrar en ese sitio, ni en ninguno, porque donde entro yo, entran mis carros y mis bolsas, y con ellos me es más imposible entrar todavía.
La verdad es que me quedo varios segundos pensativa, pero la comprendo. Por eso le digo que le voy a traer la comida al banco. Me sonríe, la idea le parece genial.
Le llevo la comida, y le digo: mientras comes tú, yo comeré dentro, porque he visto que hay unos menús interesantes. La vieja me dice que perfecto.
Pido mi menú, me siento en una mesa.
Por 6,75 euros comes genial:



He comido mirando por las cristaleras del sitio este donde he comido: veía a la vieja, sentada, comiendo también la comida que le he comprado.
Ha sido bonito verla comer.

Hoy tengo la cena con mi antigua empresa: una cena que ya estaba firmada y pagada. Y es inevitable decir, ahora, que no voy. Aunque he de reconocer que hace frío, y que a mi me apetecería quedarme en casa, hacer crepes salados y dulces para cenar. Estar en plan tranquilo. Pero he de ir a esa cena, porque aparte de estar ya firmada, tengo ganas de ver a mis antiguos compañeros, por eso, que sé que lo pasaremos bien y nos reiremos mucho.

Mmmmmmm, y creo que han cogido mi psp, cosa que odio que hagan: porque si cogen mi psp es como si me cogen mi cepillo de dientes (AGGGGGGGG) solo dejo que coja la psp mi novia.

1 comentarios:

Alas al viento 15 de diciembre de 2007, 20:04  

Yo no saldría ahora de casa ni aunque me pagasen!

Disfruta!

Un beso

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.