La quiero

Ayer, cuando estaba apunto de quedarme dormida pensé: Tengo que escribirle a mi novia el poema más bonito jamás escrito por nadie. Esta mañana, cuando antes de irse a trabajar me ha mirado, con esa cara, con la cara que me mira siempre: de eterna enamorada.
Porque cada vez que me mira no hace falta más que leerle los ojos para saber que está pensando en lo mucho que te quiere.
Me ha mirado, y he querido escribirle algo bonito, pero el trabajo, como siempre, nos saca de nuestros sueños. He tenido que ir a trabajar, por lo que no me ha dado tiempo de escribirle nada.

Nosotras somos una pareja extrañamente curiosa:
No somos extremadamente sociales, las dos, por eso, hay días en los que nuestro mejor plan se convierte en : cena en casa, ella en su habitación jugando al warcraff.
Y yo en el estudio, escribiendo o al menos intentándolo.
Mucha gente podría pensar que de esta forma la relación se termina jodiendo, porque no pasamos demasiado tiempo juntas, y todo ese tipo de cosas que se pueden pensar desde fuera.
Pero es que, cuando pasas demasiado tiempo, es cuando se jode.
He de decir también que todo eso es maravilloso, porque la una y la otra respetamos el espacio de ambas: y eso es amor. Dar espacio a la persona que amas es saber amar.
Ella tiene sus pasatiempos, yo no soy nadie para arrebatárselos. Yo escribo, ella tampoco es nadie para cualquier día de estos incitarme a que no escriba tanto.
Ella me quiere: lo se, porque de no quererme con la cantidad de cosas que escribo en este blog, y fuera de él, si no me comprendiera y aceptase tal cual soy, ya me habría dejado hace algunos meses.
Y yo la quiero a ella. Porque ella es esa parte que a mi me falta, y que a la vez poseo. Es esa persona que cada día, aunque el mundo se esté derrumbando, se queda a mi lado.
Cuando ella está triste, la busco, y le intento hacer sonreír, y creo que lo consigo.
Cuando yo estoy triste, es ella quien viene a mi sin yo decirle nada, y me sonríe, y me canta, o me baila, y me invita a cenar o a ver una película, o a cualquier cosa de esas que sabe que me gustan.
Hace unos días le regalé la Nintendo Ds lite, en color negro y una funda para la misma color azul de Pokemon. Es el regalo que le hago por Navidad. Aunque sí, alguna sorpresa más va a caer, pero aún es secreto. Y aún ella, me está dando las gracias. Y me hizo más ilusión verle la cara que puso, y el agradecimiento que me ofreció, que cualquier regalo que me hubiesen podido hacer a mi.
Ella me regaló a mi unas zapatillas de andar por casa de la pantera rosa y un iPod shuffle de color azul, que cada mañana me llevo camino del trabajo y voy cantando y pensando en ella, aunque suene a cursilada total. Me da igual.

2 comentarios:

X 17 de diciembre de 2007, 20:09  

Joer, últimamente los blogs que leo rebosan amor. xD Y luego hay gente que dice que no le gusta la Navidad... quizá no tenga nada que ver, quizá sí, quién sabe.

fire 18 de diciembre de 2007, 15:20  

niña e...
mirate el correo que voy a enviarte una "idea"...es secreta...no puedo decirtela por aki...jejjee..
ya veras....
;-)

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.