Os hablo de ella....

Como explicaros que la conocí. Que la conocí como se conocen dos protagonistas en una película de amor. En una película de esas, que sales del cine pensando en lo mucho que te gustaría que eso te sucediese a ti. Pero no te pasa: y no te pasa porque es una película. Y en las películas todo es bonito, hasta que gana el malo, o la chica guapa te deja por otro. Y la vida real es otra cosa: la vida real, además no tiene final, hasta que mueres, claro.

La primera vez que realmente la vi, ella salía de un taxi. Y no supe que decir. Sólo sé que cuando la miré, por primera vez a la cara, supe que era la mujer que había estado buscando todo el tiempo. Supe que estaba atrapada por esa magia llamada : amor.
Y no supe que decir, sí, y casi me tropiezo con mis pies. Y casi no se entrar por la puerta del hotel. Y todas aquellas palabras que había ensayado días atrás no sirvieron de nada, porque se me olvidaron desde que la vi. Aún así dio igual, porque aquellas palabras no habrían servido, no habrían estado a la altura de semejante belleza.
Porque ella, era la mujer más bonita que había visto en la vida.
La primera fase, pasó: verla salir del taxi fue la 1º parte.
La segunda fase y la más difícil llegó luego, una vez dentro de la habitación. Yo no sabía como acercarme para darle un beso: el 1º beso. Desde luego, tendría que haber un manual, o una guía o algo así para estos casos.
Las personas tendríamos que llevar incorporado un piloto rojo en nuestra cabeza, y que cuando sintiese ganas de besar o ser besado se iluminase intermitente.
Pero no había piloto. Y yo no sabía si acercarme o no.
Yo pensaba que podía no gustarle tanto. Que quizá no era todo aquello que ella se había imaginado. Aún así ya era tarde, estábamos en la habitación de un Hotel: fabuloso hotel, por cierto, y lo único que podíamos hacer era dejarnos llevar. Y nos dejamos llevar.

En la habitación todo era automático. Menos nuestros sentimientos. Nuestros sentimientos eran los mismos. Y quise morir cuando hicimos el amor por primera vez. Quise morir porque había descubierto que el olor de su piel me gustaba. Que el sabor de su boca también. Que sus caricias eran mejor de lo que mi cabeza había sido capaz de imaginar.
Y teníamos tres noches, tres noches por delante.
Lo recuerdo todo, ahora, como un sueño.
Era todo como la típica historia que te cuenta una amiga y que tu piensas: "qué exagerada". Pero no, no exagera: se queda corta.
Es que hay cosas que se tienen que sentir para poder entenderlas.
Y el amor, es una de ellas.

Y desde aquel día a mi me tocó: la mayor lotería que le puede tocar a alguien.
Desde aquel día duermo al lado de mi tesoro más valioso. De lo que ahora, más quiero en este mundo. De ella.
Duermo al lado de ella. Y cada vez que despierto en la noche, la busco. La busco con mis manos y mi nariz. Me acurruco en su espalda y aspiro su olor, hasta quedar de nuevo dormida.
A veces lloro como una tonta, porque tengo miedo de que un día alguien me la arrebate y todo esto se rompa. Tengo tanto miedo de eso, que no quiero pensarlo. Pero a veces, se piensan estas cosas. Porque a veces la miro y me veo pequeña a su lado. Porque a veces la miro y confieso que me gustaría ser mucho mejor para ella.
Porque no quiero que un día decida dejarme por que ya no le hago bien el amor, o porque soy una sosa y aburrida, o porque ya no le toco la espalda como antes, o porque no le digo las veces suficientes, te quiero.
Si me deja, que sea porque simplemente me ha dejado de querer, o porque otra, que no soy yo ha tocado su corazón. Entonces, me quedaré llorando, y esperando el tiempo prudencial por si regresa de nuevo, a mi lado.

No me dejes nunca -le quiero decir-. Pero que cobarde soy, eso solo pueden decirlo los valientes.

3 comentarios:

Eyes 23 de diciembre de 2007, 4:23  

Ayer recogi un premio de 12 euros por la primitiva y hoy me han devuelto el dinero del unico decimo con el q he jugado a la loteria.
Si te doy mi recaudacion le instalas uno de esos pilotitos rojos, para saber cuando puedo besarla?

Meestoyvolviendoloca

jajajaja

Un saludo chica afortunada...

X 23 de diciembre de 2007, 12:21  

Yo creo que los valientes no necesitan decirlo, y los cobardes no nos atrevemos. Mejor, por cierto, porque creo que sería un error. :-)

sinrespiracion 24 de diciembre de 2007, 15:05  

Es la primera vez que te leo y me has dejado impresionada. Puff. Qué bonito es el amor... y que pena cuando todo se acaba... espero que lo vuestro sea eterno.

Un besito y me pasaré por aquí.

FELIZ NAVIDAD!

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.