Todos los trabajos son una mierda

¿Alguna vez has conocido a alguien que diga gustarle su trabajo?.
Mentira. Esa persona no existe. Y ese trabajo tampoco.Yo una vez dije que mi trabajo me encantaba: mentí.
Mentimos para hacernos creer a nosotros mismos lo que nos gustaría que en realidad ocurriese.
Pero en realidad, cada mañana, vamos a nuestra mierda de trabajo, a intentar pasar las horas lo mejor que se puede.
Mi anterior trabajo era un chollo, en cuanto a sueldo/trabajo/compañeros se refería.
Mi nuevo trabajo es, por ahora, un suplicio. Empezando por el programa con el que trabajo, que me pierdo por el como por las calles de Barcelona. Luego mi jefa, que no se porqué pero creo que debe pensar que soy una negada total. Los compañeros, que van cada uno a su rollo. Por lo que yo, he optado por lo mismo: a mi rollo.

Eso sí, este trabajo, es si cabe más entretenido que el anterior. Se aprende y se mete la pata, también, si te descuidas, y la reprimenda puede ser terrible.
Me van a pagar más, o eso espero, que luego no mire mi nomina y me quede con cara de incauta total. Ya veremos.
A nadie nos gusta nuestro trabajo. Porque salir a la calle a trabajar es monotonía, es luchar contra la gente para bajar por las escaleras mecánicas. Es una lucha interna: luchando por no dormirte, por no llegar tarde, por no cagarla y que el jefe te mire con cara de pocos amigos.
Yo quiero ser escritora. Quiero encerrarme en casa y escribir. Escribir hasta darme de calamones contra la pared. No quiero compañeros, no quiero jefes, no quiero coger el metro.
Pero desgraciadamente esto no lo tendré en la vida. A no ser que:

-Me convierta en escritora alguna vez (y aún así, en cierto sentido, seguiré teniendo "jefes", y tendré que seguir saliendo a la calle a por nuevas ideas y sensaciones).

-Me toque la lotería.

-Me apadrine algún ser que, por ejemplo ahora, me esté leyendo.

Y aún así, para sobrevivir tenemos que mentirnos, tenemos que decir: Hoy ha sido un día estupendo, el trabajo en sencillo, mis jefes me caen bien, mi sueldo a partir de ahora será una pizca más alto que el anterior, tendré un puesto "medio fijo" hasta nueva orden, un horario chulo (9 a 18), y los mejores compañeros. Tan buenos, que hoy, a la salida, he ido hasta el metro con uno de ellos, me ha dicho: que la empresa parece muy bonita y bla, bla, bla, pero que luego es una mierda. Que no pagan en su día. Que si no le caes bien a la jefa te putea, te regaña cada dos por tres, o directamente te echa a la calle.
Y por ir con el, que tenía casi la misma dirección que yo, me he equivocado de linea de metro. Y he tardado más en llegar a casa.

Y cuando he llegado a casa, me he dado cuenta de que el TRABAJO PERFECTO no existe.
Porque nada que contenga la palabra: TRABAJO es perfecto.

3 comentarios:

X 10 de diciembre de 2007, 20:03  

No tengo ni para apadrinarme a mí mismo. xD

Alas al viento 11 de diciembre de 2007, 13:41  

Porque todo lo que contenga la palabra trabajo no puede ser perfecto! Eso digo yo!

Bss

Luna Carmesi 8 de enero de 2008, 10:03  

Va a ser que tienes razon...

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.