Tan extraño

Me río, me río por dentro cuando en el trabajo, escucho a algún compañero quejarse del trabajo. Que rollo estar aquí sentado, el tiempo no pasa, estoy harto de estos papeles -dice, un compañero, que por cierto; se pasa el día quejándose en vez de trabajar-.
Me dan ganas de levantarme de decirle que el no sabe lo que es trabajar: que esto que hacemos es un pasatiempo. Que él tenía que haber estado durante 2 años metido tras una barra, de pie, 16 horas de pie, aguantando borrachos, gente que se va sin pagarte el café o las copas, proveedores que no te dan tregua con las facturas, un alquiler que cuesta sudores pagar cada mes para poder seguir con el negocio, el sudor que se pasa: los nervios, cuando se llega raspando a final de mes para conseguir sacar un sueldo que al menos compense esas 16 horas de trabajo.
Le miro, a él, que tiene las gafas más grandes que la cara. Y me cuesta ver el color de sus ojos.
Usa camisetas de marca: y muchas veces le escucho hablar de la comida que su madre le prepara cada día: ahora lo voy entendiendo todo: tiene Padres.

A mi, mis Padres me enseñaron desde muy pequeña que si quería algo tenía que ganarlo yo. De esta manera, siempre he valorado mucho todo lo que tengo.
Ahora valoro este trabajo. Por eso no quiero irme. Para mi, estar sentada se me hace extraño. Pierdo la cuenta de las veces que me levanto al baño, porque me cuesta horrores pasar tanto tiempo sentada, porque a veces, para creerme que estoy trabajando sentada tengo que mirar a la gente que me rodea y luego mirarme a mi, es entonces, cuando noto que mi culo está pegado a una cómoda silla, cuando descubro que todo esto es real.
Quisiera decirle a ese chico, y a las chicas que tengo a mi derecha, y se pasan hablando las 8 horas, que no saben lo que tienen. Pronto dejarán este trabajo (les echarán, o se irán), y quizá yo también lo deje. Pero ellos, pronto, estarán buscando otro trabajo y recordando lo bien que estaban en "aquel" trabajo en el que se pasaban la jornada hablando y quejándose .
Yo recordaré este trabajo, cuando me echen o me vaya y lo recordaré con aprecio, porque yo lo he apreciado durante el tiempo que duró.

Mi Madre es quién me ha enseñado a ponerle amor, empeño, a cualquier cosa que haga. Mi Madre siempre me ha dicho que si lo que hago me gusta, que lo haré mucho mejor. Pero para que algo te guste te tienes que interesar por ese algo, ponerle ganas y empeño.
El primer cuadro que pinté me quedó muy mal, y yo terminé llena de pintura, desde el pelo hasta las uñas de los pies. Mi Madre, cogió el lienzo, lo pintó todo de color blanco y me dijo que intentase pintar otra vez, pero esta vez, pensando en que ese cuadro se lo iba a regalar a alguien que quiero mucho. Cada vez que me ponía a dibujar sobre aquel lienzo, y pensaba en esa persona, dibujaba mejor. Me quedó un cuadro muy bonito. Mi Madre, al verlo, me dijo: "¿Ves? al pintarlo con amor ha salido mejor." Y tanto que salió mejor.
Ahora, tienes que intentar hacer las cosas con amor, pero pensando en el amor que a ti misma te tienes. Por aquel entonces yo me quería bien poco. Me sentía fea, gorda. No me quería nada. Empecé a pintar, me pasaba las horas encerrada pintando. Y un día me di cuenta de que cada vez pintaba mejor: reproducía cuadros casi igual de bien que mi Madre (aunque más lenta que ella).Fue en ese momento cuando mi amor propio creció. Empecé a escribir. A soñar con ser escritora. A soñar con pintar más cuadros. A hacer algún día un corto con plastilina. Fue en ese momento cuando supe que dentro de mi había una artista.
Y que yo valía tanto, o más, que el resto de los humanos.

He estado en mi antiguo blog, y he rescatado un dibujo y un poema, no sé, me ha dado añoranza, recordando muchos momentos mágicos, especiales, y trágicos también de mi vida. Momentos que están ahí porque mi pasado me pertenece tanto como mi presente.
El post:



Tan extraño

"No es ausencia,
este vacío sin razón....
¿es posible que cambien las miradas?
¿es posible enamorarse?
¿de aquella forma y manera?
¿no ocurría aquello sólo una vez?
Qué extraño.
Como esas nubes que parecían ser nieve.
Tengo frío.
Me tiembla el corazón, el alma se hiela,
y pienso en ti......
Soy feliz.
A cada momento, ahora mismo, soy felíz.
Me gustaría romperlo todo y salir corriendo,
para buscarte.
Quiero que sostengas mi sonrisa con tu boca.
Que anides en tus brazos, este alma destrozada...
Que la reconstruyas, como quieras.

Soy feliz,
y estabas allí, de aquella manera...
era como calentarte con la luz de la Luna,
tanto frío se sentía que podría haberse vestido de blanco el mundo,
haberse casado con Marte, y haber ido de viaje al Sol.
Soy feliz,
he estado siendo feliz todo este tiempo,
sin saber la causa, ni motivo.
Es extraño darse cuenta q lo q te hacía feliz,
lo tenías delante de tus ojos, y no lo veías,
es extraño, ser feliz, y no poder seguir sosteniendo esas manos.

Todo lo extraño es bello.
Por eso quizás,
todo es tan bello.
Todo es tan extraño."




3 comentarios:

Fini 12 de noviembre de 2007, 20:59  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fini 12 de noviembre de 2007, 20:59  

Cada día me gusta más tu blog, felicidades. A mi me encanta mi trabajo, y tb. tengo una compañera rayándome la cabeza como es tu compañero, por suerte yo no he pasado por otros trabajos peores para alegrarme del mío, pero tengo ojos y oídos.... y sé lo q hay si miro un poquitín para atrás. Besos

Alas al viento 13 de noviembre de 2007, 18:43  

Desde luego eres una artista en toda regla! El poema es precioso, y el cuadro muy sugerente.

Me alegro mucho de que te hayan enseñado a amar lo que haces porque sólo lo que se hace con amor sale perfecto, y sólo así saeremos felices. Sigue con esa forma tuya de ver las cosas, a mí me encanta...

Un beso

eigual

Empecé a escribir este blog en una época bastante importante de mi vida. Aquí he escrito poemas y relatos. De la única forma que se. Hace poco me mude a www.escriboaqui.es con las mimas ganas de escribir que nunca. Con nuevos proyectos y sueños. Disfruta de todas las palabras que se quedaron aquí.